lunes, 1 de noviembre de 2010

Cae el telón.




La función ha terminado, los carteles anunciaban una única y exclusiva función, los actores no eran conocidos, la obra no gozaba de una firma de prestigio todo era nuevo y por ello el empresario apostó con cautela ofreciendo tan solo una representación.


Matías es el encargado de recoger el teatro dejando todo en orden para el día siguiente, esta noche sonríe mientras hace su trabajo, entre bambalinas ha seguido el espectáculo, sus muchos años de oficio le han convertido en un buen crítico y su sonrisa es de complicidad, ha sido testigo de un comienzo y no le consta que vaya a haber continuación.

El estreno ha sido un éxito, se han vendido las localidades y el público frio al principio ha vibrado conforme los actores iban interpretando su papel, ha salido tan natural que nadie ha reparado en lo poco que han ensayado pero poca falta les hacía, sus ganas y entusiasmo han suplido su falta de maestría.

Aún resuenan los ecos de los aplausos, el calor ha dejado impregnadas las butacas y Matías sigue barriendo sin pesarle el trabajo, mientras recoge papeles aquí y allá se dice que vale la pena el trabajo, es humilde, no recibe aplausos pero tiene el privilegio de asistir como espectador noche tras noche a las más varipiopintas representaciones.

Esto es el teatro ¡Todo vale! ¡Que siga la función!

Mientras tanto los actores celebran el éxito, se han despojado del vestuario y retornan a sus vidas conscientes de que así tiene que ser, vendrán nuevas obras, nuevos papeles y ¡quizás!, solo quizás sean ellos quienes los representen, pero esta noche no es momento de pensar en ello es momento de celebrar el trabajo conjunto, ríen, brindan y se desean unos a otros: ¡mucha mierda! (suerte para la gente del teatro).

¡Clic! Las luces se han apagado.

37 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Ah, madame, el teatro, mi gran e inocultable pasión! Cada momento es un tesoro: los preparativos del estreno, esos nervios, el momento en que se suben al escenario, el de cosechar los aplausos, y luego, esa celebracion todos juntos.
Qué hermosa vida!

Buenas noches, madame

Bisous

Zarzal dijo...

He leído tu relato como si fuera la metáfora de la historia de mi novela. Yo soy el empresario, y ese hombre que queda atrás, barriendo, ambos alegrándose de haber vivido la experiencia. Como dice una canción, nuestra vida es teatro, puro teatro. Algunos consiguen el papel de su vida, y otros, la gran mayoría, han de conformarse con hacer de secundario. Te ha quedado genial.

Un beso

Alexander DeLarge dijo...

El texto te quedó excelente, a mi también me gusta escribir y varias veces pasó por mi cabeza esta idea del teatro como una metáfora de la vida propia. Un pequeño pasaje donde pasan grandes cosas (lo más difícil y la manera de narrar que más disfruto).

Mis felicitaciones, Alex.

Aglaia Callia dijo...

Hola, me encantó este relato, con lo que me gusta el teatro, y has contado todo como si fuera un espectáculo lleno de magia, de inicio a fin. Así es la vida, un gran teatro, y nosotros somos parte de él.

Gracias por compartirlo, un beso, feliz martes.

LAMINDY dijo...

Lo vivi como si hubiera estado allí... Hermoso!

Y ahora, de diccionario! Jajajaja, la expresion "andaba boyando" es como que andaba a la deriva, como una boya. Mi repisa, justamente, andaba a la deriva por el galpón. (Donde guardamos las cosas que no se usan...) Parece mentira, las variedades del idioma, lo rico que es!
Un abrazo =)

Flac_k dijo...

Aplausos!!!, quedo a la espera de la siguiente obra. Un abrazo.

Jabonera dijo...

Wendy maravilloso que relato tan bonito me imaginaba a Matias viendo el espectáculo en vivo y directo y aunque él era parte del mismo sin importarle quien reciba los aplausos. Me encanta. Besitos. Ana.

Elia dijo...

Pasaba a saludarte y desearte una gran semana,
el telón baja pero mañana volverá a subir para unanueva obra...
abrazo
eljardindemiduende

El Mar no Cesa dijo...

Que bonito Wen... si, continuará otra función, y ese telón volverá arriba!. Me gustó mucho el post... y ya sabes, aqui estaremos!.
Un abrazo.
Mar.

alfonso dijo...

wendy, ¿es una metafora?

Tracy dijo...

Me gustó tu relato.

Anakonda61 dijo...

Wendy...como siempre fantástico, muy tierno el personaje de Matias...ojalá el telón se abra cada día...
Feliz semama...besos

chema dijo...

qué bonita historia, wendy! en un equipo de teatro bien compenetrado -tanto los actores como su director-, el todo es mayor que la suma de las partes. la buena química y el entusiasmo compensa, como bien dices, la falta de experiencia, o de tiempo para ensayar en condiciones... el buen resultado invita a preparar la siguiente función con optimismo.
besos!!

india dijo...

me puse esto de fondo ;-)
Achuchones!!!

Manolo García dijo...

Precioso, Wendy. Otro de mis gustos, ver teatro, que no puedo disfrutar por el maldito ritmo de vida de esta sociedad. Nos tenemos que conformar con las series de televisión, donde el actor repite la escena si no sale bien...

Esa es la magia del teatro, el directo que no permite errores, que sólo concede una oportunidad y que será el que, al finalizar la obra, reparta aplausos o abucheos, según la actuación.

Besos!!

Wendy dijo...

Hola Madame, en su corte también tenemos magníficas representaciones con personajes de altura.

Anto, lo pude escribir así porque así fué como lo vivi también :)

Alex, cierto la vida no deja de ser una gran representación.

Aglaía, cuando podemos elegir papel es cuando mejor podermos representar :)

Lamindy, que forma tan divertida de expresarlo, me alegra que hayas venido a explicarlo, gracias.

Hola Ana, el personaje de Matias en este caso es el más afortunado porque puede asistir cada día al espectaculo desde el anonimato.

Elia, creo que nosotros cada día subimos y dejamos caer el telón, represntamos a través de nuestros blogs.

Mar, espero que si, esa es la idea, en cuanto saque un ratillo os explico mejor que ya veo que no he llegado a explicarme ;)

Alf, lo es :)

Tracy, me alegra saberlo :)

Anakonda, claro que sube cada día.

Chema, te has dado cuenta jejjeje, realmente he bajado el telón después de nuestra representación ahora toca, quizás, comenzar de
nuevo.

Hola India, pues muy buena elección :P, de nuevo con los sanadores así que con pocos ratos libres, me pongo a pensar otra forma de explicarme.

Besos a todos.

pepa guisante dijo...

Siempre me ha intrigado cómo será quedarse solo en un inmenso teatro después del alboroto de una gran obra.
El regocijo que siente el encargado debe ser muy emotivo y es el que dará paso a una nueva situación en ese mismo lugar ^_^
Besos wendy!!!

AKASHA BOWMAN. dijo...

Me he imaginado a Matías como un anciano cansado que adora las representaciones que cada noche observa embelesado entre bambalinas. y ¿quien sabe si mientras la protagonista baila en escena él la acompaña entre las sombras danzando sujeto al palo de su mopa? ¿Quién sabe si él mismo recitará de memoria "sotto vocce" los diálogos que tantas veces ha oído interpretar a aquellos jovencitos llenos de ilusión que encarnan sus propias ilusiones juveniles, ya perdidas y lejanas?

Me ha gustado este relato, mi querida hadita azul, y no sé por qué me ha recordado la nostalgis de "El fantasma de la ópera" (ya sabes que mi mente es una caja de Pandora pero en versión caótica jejejejej)

Besos sinceros

MariCari♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ dijo...

Disculpe Señora, han traido un ramo de flores para la escritora de la obra de teatro... hummm! una tal... Wendy??? ¿Dónde puedo encontrarla? Debo entregarle en mano el ramo de flores y decirla de viva voz... ¡Felicidades artistaza!
P.D.: la tarjetita la firma una tal MariCari que dice ser suya siempre y tal y tal... y que ¡mucha mierda!... para la siguiente.
¡ah! y besos a raudales.

Eleanor Atwood dijo...

¡Ahora lo ilustras! jajaja
Esto te pasa por tenernos tan mimados con tus entradas. Lo que te dije te lo dije en serio. Me encantan los relatos cortos, y sobretodo aquellos que sirven de metáforas para la vida cotidiana.
Se me ha encogido el corazón al imaginarme a Matías, no sé porqué. Ya sabes que a los que escribimos a veces nos entran paranoias.
Mis felicitaciones, querida Gwendoline.
Besos.

Wendy dijo...

India, no paro de escuchar a Queen, me gustan mucho y ya sabes lo que pasda cuando te da por escuchar una canción, hace poco me regalaron un CD estupendo precisamente de este albúm.

Hola Pepa,
Exacto, Matias será testigo de cada uno de los estrenos, no se va a perder ni uno.

Akasha,
ME gusta en paralelismo, tiene semejanzas aunque en este caso he bajado el telón de forma mataforía por la última función que aquí se ha representado y la forma en que imaginas a Mathias no se aleja de la forma en que yo lo vi.

Maria Cari,
Uhmmmm, que bien huelen tus rosas, siempres llegas con alegría a esta casa, en realidad a todas, nos encantas :).
¡Mucha mierda¡ y muchos besos.

Eleanor,
No te apenes por Mathias, es un personaje feliz, disfruta su trabajo por las muchas emociones que le depara.
Hoy he bajado el telón de la última función, y ahora toca preparar la siguiente.
Besos.

BLAS dijo...

Hola Wendy. Realmente me has llevado al lado de Matías, he podido sentir la moqueta bajo mis pies, el ruido de la escoba al barrer los papeles tirados por los suelos, e incluso el olor del polvoriento telón y la madera del escenario. El silencio tras el rugido de los aplausos en la platea... Me ha encantado.

Besos, guapa!

Ismael martinez dijo...

Genial entrada Wen.
me encanta el personaje de Matías.
mas que un personaje secundario me parece casi el protagonista.

Me hace pensar que en la "representación teatral que es la vida" los personajes como Matías, que siempre están en la sombra son uno de los muchos granitos de arena que facilitan el exito de otras personas y que normalmente pasan desapercibidos, quizá por un exceso de humildad o quizá porque es más fácil y menos complicado pasar por encima sin ni siquiera dar los buenos días.

Son los personajes como matías los que con un altruismo sin fronteras tienen todo el tiempo del mundo para ayudar a los demás, escuchar en un momento bajo, incluso dar un consejo Gratis, cosa cada vez menos frecuente en estos tiempos que vivimos.

Yo veo en Matías a ese amigo que está a las duras y a las maduras, a ese abuelo que te cuenta como es la vida, a esa mujer, esposa, novia que está siempre a tu lado y siempre te apoya tanto en tus logros como en tus fracasos.

En fín gente imprescindible.
Gente, personas, pero ante todo seres humanos que viven sienten y padecen y que siempre estan para todo y demasiado que habitualmente se les conoce como "Matías el que barre".

Yo prefiero llamarlo "Matías el que hace que todo esto siga"

Abresos Wen

La Abela dijo...

Me ha encogido un poco el corazón tu relato, es la vida...hay que representarla cada día (para uno mismo y para los demás). Un abrazo Wendy

Leovi dijo...

bonito relato sobre el teatro. Seguro que sabes de donde viene que los actores se digan mucha mierda para desearse éxito. Si no lo sabes pregúntamelo. El número que llevan las fotos es el orden de publicación en el blog, luego están agrupadas en series por año de realización, pero soy bastante desordenado y despistado y hay errores en mi clasificación. En la columna de la derecha del blog he puesto los accesos a las fotos por años. Saludos.

Wendy dijo...

Blas,
Seguro que tienes presentes el aroma de los teatros y ls cines, cuando entras se percibe, es acogedor, muy peculiar, se puede ver en casa pero nada que ver con esa sensación.

Hola Isma,
Efectivamente, Matias es el prota, cuando escribía lo hacía de forma metaforica y tu has percibido la mayor parte de lo que quise decir y poner de relieve.
Se terminó la función y baje el telón para no quedarme enganchada entre las bambalinas de un solo escnario para poder salir y empezar de nuevo, una dulce balada suena de fondo.

Leovi,
A mi me pareces muy ordenado, sigues una serie que, además, es muy larga, a mi me cuesta organizame tanto así que lo valoro.
hora que lo dices, lo sabía pero no lo recuerdo :S.

Besos.

princesa jazmin dijo...

Hola Wendy! estaba por dejarte una felicitación en tu post anterior pero huí despavorida al ver semejante cantidad de gente por allí.
85 comentarios!wow, realmente te lo mereces porque tu cuento fue precioso y tus ilustraciones dignas de un artista calificado, están hermosas. Este cuento de ahora me gustó mucho también, el teatro es un ambiente lleno de magia, y tantas historias suceden sobre las tablas y entre bambalinas...Fantástico.
Tu nueva imagen del blog está perfecta, representa tu esencia como ninguna otra podría hacerlo :)
Besitos!

La abuela frescotona dijo...

NADA MAS HERMOSO QUE LA BOHEMIA DE UNA NOCHE DE ESTRENO Y SUS FESTEJOS, ESE SENTIRSE BIEN CON EL MUNDO, DUEÑOS DE LA MAGIA DE TRASMITIR Y CREAR EMOCIONES EN PERSONAS DESCONOCIDAS, QUE APLAUDEN NUESTRA DEDICACION. HERMOSO ESCRITO QUERIDA WENDY

murci dijo...

Precioso broche para el final.
Un beso.

Wendy dijo...

¡Glups! Manolo, se me paso responderte, sorry, voy muy flechada estos días...
A mi me gusta mucho el teatro pero apenas voy al igual que no asisto a conciertos de música clásica o bien a ver una ópera, etc. ¡tiempo,máldito tiempo! rara vez juega a nuestro favor :S
Un beso.

Hola Jazmin,
Me alegra saber que te has pasado por el cuento estoy muy contenta del resultado final, ha sido de lo más emocionante que ha pasado por mi blog, hasta tal punto que pensé que debía clusurarlo después de lo sucedido porque dudo que pueda haber algo mejor.
Muchos besos.

Hola Abu,
Un puntazo bohémio si que tengo y, a veces, es complicado, alternarlo con la vida real.
Gracias por venir.
Besos.

Murci,
Muy bien, se trataba de ponerle un broche, de bajar el telón. Hasta la próxima, cuento contigo.
Besos.

Mayte dijo...

Hola Wendy:

Yo voy al teatro siempre que puedo, y salgo de allí como flotando, ese contacto tan directo con el público, imaginarles detrás del telón, nerviosos, saltando para aliviar tensiones, haciendo muecas con la cara, estirando piernas y brazos, dandose palmaditas entre todos, uniendo las manos al final y gritando a coro -¡mucha mierda!.

No sé que tiene de especial el teatro, pero lo tiene, y mucho.

Me ha encantado la historia que has creado, y la dedicación personal a todas aquellas personas que se hayan detrás del escenario.

Bravo querida!!!. Has estado formidable.

BESOSS.

Wendy dijo...

Hola Mayte,
El teatro tiene mucho encanto, es mucho más directo que el cine, los actores transmiten sus emociones y eso flota entre el público.
Durante un par de veranos, no recuerdo como me me deje enredar por un grupo de gente que representaba una obra por verano en el teatro del pueblo donde pasabamos las vacaciones (enguera, igual lo conoces), ensayabamos y nos lo tomabamos muy en serio, recuerdo lo nerviosa que estaba el día del estreno, todos lo estabamos y en cuanto subió el telón todo fluyó de forma natural, se nos olvidaron los nervios y disfrutamos con nuestros papeles, fué increible, saliamos a saludar varias veces.
Un beso.

Citu dijo...

La verdad tienes razon el teatro es un mundo magico en la por lo menos yo me pierodo un ratito. me facino tu nuevo look y te mando muchos besos

Wendy dijo...

Hola Citu,
Esa cabecita llena de fantasias no podía andar muy alejada del teatro.
Gracias y muchos besos para ti también.

Leovi dijo...

Como no te acuerdas te lo digo: en el Siglo de Oro en tiempos de Lope y Calderón, la gente acudía al teatro en carruajes con caballos que dejaban en la puerta y alrededores del teatro. Después de la función quedaba la calle llena de mierda de caballo, a más mierda, más gente había acudido al teatro, mayores las ganancias. Y así fue como se acuno el dicho entre los actores. Besos.

Mayte dijo...

Enguera, claro que lo conzco nena.
Yo por mi timidez nunca he sido capaz de subirme a un escenario, para eso se necesita mucho temple y seguridad, pero tiene que ser una experiencia extraordinaria, ya te imagino en estado de frenesí y nervios aflor de piel aynssss, y todo luego sucede tan rápido, y vienen los aplausos, las sonrisas de complicidad entre compañeros, etc...
Mi mejor amigo si que ha hecho teatro, pero de calle, y me encantaba ir a verle, la verdad que no se le daba mal.
Es muy mágico la verdad.
Por cierto, que te debo un comentario, en el anterior post, lo ví y me quedé con la boca abierta y la verdad que no sabía que responder, pero las imagenes son súblimes, quiero que lo sepas, con tiempo y calma le escribiré como se merece ese post :).

Bona nit perla!!!.

Wendy dijo...

Caramba Leovy, es curioso que la mierda fuera tan eficaz en materia de suerte, pienso que la puerta de los teatros debía de estar muy perfumada, jijijiji.
Te agradezco mucho que hayas venído a contarlo, eres un caballero.
Un beso.

Mayte, es un pueblo precioso y me lo pasé muy bien allí, conservo muy buenos recuerdos.
Lo del teatro se terminó ya no sería capaz :S
No te preocupes mujer, me conformo con que te haya gustado.
Bona nit.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...