miércoles, 18 de agosto de 2010

El Barroco está de moda.

Tiepolo Rinaldo y Armida. Rubens.
Muchacha con su dueña. Murillo.
Leda con cisne. Rubens.

Me alegra que el Barroco valenciano brille de nuevo. Tras una ingente tarea de restauración del patrimonio valenciano que incluye la recuperación de las Iglesias de San Esteban, San Martín y  San Juan de la Cruz, se vuelven a apreciar los detalles, los brillos y al decoración de estos templos que se encuentran en el centro histórico de la ciudad. Además en El Almudín se puede apreciar una profusa exposición de más de 300 piezas (pintura, orfebrerías, casullas, esculturas y documentos) que forman parte del patrimonio valenciano a partir del siglo XVIII.

El Almudín fue el principal edificio destinado al almacenamiento, distribución y venta de trigo de la ciudad de Valencia. No fue el único y se conoce la existencia de uno de época árabe cercano a la mezquita y otros edificios posteriores ya de época cristiana pero de carácter provisional, que también se dedicaron a la custodia del trigo.



El propio nombre de Almudín deriva de la palabra árabe, almud, unidad de medida de granos que lo relaciona con una de sus funciones básicas. Su configuración actual, la adquirió a lo largo del siglo XV cuando se llevaron a cabo las principales obras, aunque partiendo de construcciones preexistentes. A lo largo de esta etapa, el Almudín era un edificio de propiedad real, "L'Almodi del Senyor Rei" y por tanto en su construcción participaron los más importantes maestros de obras de esta época, pasando a fines del siglo XV a ser gobernado por el Consell Municipal de la ciudad de Valencia, que custodió y organizó todo el proceso de abastecimiento del trigo en los siguientes siglos. Este proceso, sometido a una rígida reglamentación, con funcionarios públicos encargados de organizarlo, demuestra la importancia que tenía el Almudín en una ciudad carente muchas veces de este producto de primera necesidad, que precisaba de constantes importaciones para asegurar el abastecimiento.





El edificio del Almudín de la ciudad de Valencia (España) está considerado como centro de exposiciones y museo, siendo su gestión realizada por el Ayuntamiento. Fue declarado monumento nacional en 1969.

El conjunto del Museo del Almudín está formado por un patio porticado que se encuentra anexo al Antiguo Peso Real.

Al acabar con su función de almacén es dedicado como museo municipal siendo sede del Museo Paleontológico desde 1908 hasta el año 1991.

Trasladada esta exposición, el edificio es restaurado y en 1996 se termina la restauración del edificio. Dedicándose actualmente a ser visitado por su interés arquitectónico y a sus obras las pinturas al temple-cola consistentes en iconografías populares de los siglos XVII y XVIII. Tales trabajos pictóricos alegóricos forman parte consustancial de la "atmósfera" histórica del edificio.

Actualmente alberga exposiciones temporales.

El Almudín. Detalle interior.



Lateral Del Almudín.

Sala central del Almudín.


Las Iglesias de San Martín, San Esteban y San Juan De la Cruz que ahora son museos, exhiben además obras que proceden de diversos centros artísticos públicos y privados. Estos centros se encuentran en los alrededores de la Catedral de Valencia y se encuentran construidos sobre mezquitas y huellas del paso de personajes históricos como Jaume I o El Cid.


                                                        Altar. Iglesia de San Esteban.

                                                                    Iglesia de San Esteban. Interior.

                                                                                        I. San Esteban. Detalle cúpula.

Cada sede muestra un bloque temático en torno a este estilo artístico: la pintura barroca valenciana en la Iglesia de San Esteban, la escultura y orfebrería desde la Edad media hasta el siglo XX en la Iglesia de San Martín y la devoción a la Virgen María como icono artístico en la Iglesia de San Juan de la Cruz.


                                          Detalle fachada I San Juan de la Cruz.



                                          Detalles Iglesia San Juan de la Cruz.


                                                                          Iglesia San Juan de la Cruz. Interior.


Quiero destacar la belleza de la Cúpula de la Iglesia de San Martín en la que brillan el blanco y el dorado.


                                                          Cúpula Iglesia de San Martín.

                                                        Iglesia San Martín. Interior.


Se dice que el Barroco es el arte de la Contrarreforma, surgió como reacción a la severidad e iconoclástia del Protestantismo caracterizándose por ser suntuoso y recargado.

El S. XVII estuvo marcado por guerra y violencia, la vida estaba atormentada en dolor y muerte por ello era necesario exaltar la vida intensa y agitada del hombre barroco y por ello y para ello se aunaron las pasiones del hombre con el movimiento y el color todo ello con un decorado vistoso y efímero con claroscuros violentos.

Con el nombre "La gloria del Barroco" se exhibe esta muestra en Valencia

11 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Madame, la violencia no terminaba nunca, primero contra los romanos, despues contra los arabes, despues contra Francia, despues contra Inglaterra... Siempre guerras, como una pesadilla.
En cualquier caso, no sabe cómo me alegra que vuelva a ponerse de moda el barroco, como comprenderá! Así me sentiré como en casa.

Increíble esa cupula. Es absolutamente maravillosa.

Feliz dia, madame

Bisous

Benchijiguaagando dijo...

Ésta entrada espextacular y grandiosas ilustraciones , muchas gracias de verdad por dejarnos precioso regalo cultural.
besos con romero

AKASHA BOWMAN. dijo...

Interesante entrada mi querida amiga, y me alegro de que el fulgor de esas bellas épocas pasadas vuelva a estar "de moda" hoy día, en una sociedad muy distante de lo que era aquella de entonces.
¿Pasaremos nosotros algún día a la posteridad como época mencionable de elegante belleza, normas de decoro, cortesía y galanterías? Es obvio... no.

Aunque yo provenga de otra época bastante posterior, no dejo de admirar y deleitarme con el arte de entonces, me gustan las creaciones de Murillo, de Rubens (gracias por las imágenes)Rembrand, nuestro querido Velázquez y sobretodo Vermeer, que me encanta.
Buscaban ese realismo, con trazos y ambientes costumbristas, que me atraen tanto en pintura como en literatura.

Aparte era una absolutista en que la mentalidad existente predominaba en cada aspecto.

jejejejejje creo que una Madame amiga nuestra estará satisfecha con esta entrada tuya, por ubicarse en un movimiento amado por ella.

Besos y disfruta de tus vacaciones

Wendy dijo...

Akasha al igual que tu no creo que nuestra sociedad vaya a pasar a la posteridad por su humanismo, quizás sea memorable en cuanto a adelantoc tecnológicos, no se....
Es una verdadera maravilla ver esta muestra llena de luz, color, ornamentos, se ensalzaba la belleza y se la consideraba como el camino para llegar a Dios. Estoy contenta de poderla disfrutar.

Jjejejjejejje sabía que Madame Minuet se encontraría como pez en el agua y que en este estilo brillaría con luz propia.

Querida Benchi, cada día me haces un regalo con tus cariñosos comentarios.
Un besito.

La abuela frescotona dijo...

QUE BONITO RESGUARDAR EL PATRIMONIO HISTÓRICO CULTURAL DE UN PUEBLO.
AQUÍ EN MI CIUDAD, LA FIEBRE EDILICIA DESTRUYE TODO, NO HAY LEYES QUE PROTEJAN LOS TESOROS ARQUITECTÓNICOS, FUIMOS UNA CIUDAD COLONIAL, NOS LLAMABAN CÓRDOBA DE LAS CAMPANAS, POR LAS BELLAS IGLESIAS, Y LA CONSTRUCCIÓN DE ÉPOCA.
HERMOSO ESCRITO EL DE HOY QUERIDA WENDY

Blue dijo...

Soy más románica que barroca, pero en cuestión de arte no hago ascos a nada.
Por cierto, precioso el Almudín, aunque no sea ni una cosa ni la otra.

Saludos.

Wendy dijo...

Abu, Blue, como ambas apuntais, aunque de distinta forma, no importa que sea barroco,gótico, románico, renacentista, modernista, mozárabe, etc ,lo importante es que no se pierda para que podamos conocer nuestras raices y nuestra cultura y poamos seguir transmitiendo este bagaje a las generaciiones futuras.
Gracis por venir y comentar.
Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y tanto que está de moda... porque su arquetipo, siempre ha deslumbrado. Que chuladas de fotos.


Saludos y un abrazo.

Wendy dijo...

Buenas tardes Hip, sería divertido empolvar pelucas, vestirse con miriñaques y corses y asistir a un baile de máscaras.
Un beso.

chema dijo...

wendy, cuando estudié los movimientos artísticos (sin demasiada profundidad porque yo me decanté pronto por ciencias puras) el renacimiento nos lo pintaban como alegre, luminoso, optimista... y el barroco lo ponían como triste, oscuro, sombrío... pero esa visión ahora me doy cuenta de que es muy sesgada. y las obras de arte del barroco son bien bonitas, llenas de detalles de gran mérito artístico que no dejan de armonizar con el conjunto.
besos!

Wendy dijo...

Hola Chema, me alegra que me lo hayas confirmado porque al leer algunos de tus post había pensado: este chico es de Ciéncias, como tu habrás deducido yo soy de Letras así que podemos complementar conocimientos.
En su origen el Barroco fué un movimiento muy eclesiatico, buscar a Dios a través del arte, de hecho son Iglésias y pinturas las que cobran esplendor con sus motivos religiosos pero derivó (como he comentado) hacía un deseo de plasmar las pasiones más intensas haciendo para ello uso de color y formas con un telón de fondo muy luminoso aunque no exento de sombras, de ahí los claroscuros.
Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...