lunes, 29 de octubre de 2012

En busca de Alba. Capítulo XII.






La ferretería en la que trabajaba Amalin estaba en la misma dirección que la casa de Alba y decidió acompañar a su amiga para conocer el establecimiento, la iba  a tener cerca lo que le permitiría ir a hacerle alguna  visita a la hora del café.

Caminaban por el paseo marítimo disfrutando de la tibieza del son invernal y de la brisa del mar que ese día estaba calmo. La brisa de poniente mecía suavemente las olas.

Alba le puso al corriente acerca de Oscar, era imposible que hubiese sido él ya que  lo había conocido el día anterior y no hubiese tenido tiempo material para dejar allí la rosa, además ¿Qué sentido tenía? No era una teoría válida.

-Es una locura, por más vueltas que le doy no le encuentro explicación, qué alguien deje una rosa en la entrada de la casa y además en un búcaro muy particular.. Es todo muy rebuscado ¿No te parece?

-Sí que es rebuscado, quizás la explicación sea mucho más sencilla- dijo Amalin que tenía problemas para sujetar la bandolera que llevaba colgada al hombro.

¿Qué te parece si caminamos por la orilla del mar? Las dos llevamos botas y hace tan buen día.

La sugerencia fue bien acogida por Amalin así que dejaron el paseo marítimo para adentrarse en la arena en dirección a la orilla. Sus pasos iban dejando huellas que pronto desaparecían lamidas por las olas.




-¡Como he echado de menos estos paseos!- exclamó Alba que se paró un momento frente al mar abierto aspirando profundamente como si hubiese estado hambrienta de aire fresco.

-No has cambiado nada, dijo Amalin risueña, te recuerdo dando largos paseos, la playa era el lugar que elegías siempre para tus juegos, no te gustaba pasar mucho tiempo en casa, mi madre siempre decía que no te iba a caer el techo en alusión a ello, lo mal que lo pasaba buscándote entre las hamacas cada vez que llegaba la hora de comer o de cenar y no aparecías, con ese pesimismo que la caracteriza te imaginaba ahogada una y otra vez, no le decía nada a Pedro para no preocuparle pero si por ella hubiese sido habría dispuesto una partida de búsqueda día sí y día también. Lo cierto querida es que siempre has hecho lo que te ha dado la gana.

-Pero que morro tienes, tu hacías lo mismo que yo, siempre íbamos juntas- Alba no podía parar de reír ante la ocurrencia de su amiga.

-Sí, pero había una diferencia, yo era más responsable, tenía los pies  en la tierra en cambio tu actuabas sin pensar, no tenías miedo, te gustaba soñar e inventar historias para recrearlas en la medida de lo posible, recuerdo que siempre te gustaba jugar a los piratas y no te costaba convencer a los demás niños de que usasen palos como si llevasen espadas y tirasen bolas de arena como si fuesen las bombas que disparaban los cañones de proa a fin de hundir el barco enemigo que bien podía ser la colchoneta de un desprevenido bañista que salía corriendo detrás de nosotros a fin de darnos un buen rapapolvo, afortunadamente solíamos correr más que el.

-Es posible que yo fuese más soñadora sin embargo era tu quien se encerraba horas y horas en la biblioteca leyendo poesía, yo no he sido tan romántica como tú.

-Ni la prosa ni la poesía han sido buen camino para nosotras, parece que ambas lecturas nos han llevado al mismo punto, un desastre con los hombres. ¿Y, bien?

-¿Y, bien?- repitió Alba que no entendió la pregunta.

-¿Sigue Daniel babeando por ti? Siempre habéis tenido mucha química ¿No te animas a darle una oportunidad?

-Te consta lo mucho que quiero a Dani, no me voy a arriesgar a perderle por cruzar la línea, prefiero dejar las cosas como están y creo que él es de la misma opinión, nos respetamos en ese sentido.

-Al pobre no le queda otro remedio porque si le dieses el menor atisbo de esperanza se colaría en tu vida sin pensárselo dos veces.

-Dani siempre va a estar en mi vida, dijo Alba en tono solemne.

-Eso es lo que tú te crees, si Daniel tuviese una novia te aseguro que no vería con buenos ojos que pasase tanto tiempo contigo, tendría que estar pendiente de ella y no de ti y lo mismo pasaría si fuese tú la que tuviese pareja, habéis estado distanciados el tiempo que ha durado tu matrimonio.

-Es distinto, he vivido lejos de aquí, la distancia suele ser devastadora incluso para las relaciones de amistad. A Daniel no le caía bien Pablo y tampoco Pablo sentía mucha simpatía por él de lo contrario hubiese podido pasar algún tiempo con nosotros.

-Aterriza, hija mía, te voy a tener que dar unas clases de realidad a ver si caes del guindo de una vez.

-Pensaba que las chicas góticas erais más sensibles y espirituales- dijo Alba con sarcasmo.

-Soy la misma  de siempre la diferencia es que ahora hago lo que me gusta sin tener en cuenta si voy o no a favor de la corriente, tengo bastante claro lo que me gusta y a eso me dedico en mi tiempo libre, no me importa para nada la opinión de los demás y en cuanto a mi aspecto es justo el que me apetece tener, ya me he acostumbrado a que la gente murmure y voltee la cabeza a mi paso.

-Eres muy valiente- dijo Alba con sincera admiración, -Te veo muy reforzada a pesar del mal trago de tu matrimonio, creo que pronto viste con claridad la clase de hombre que era…disculpa, he olvidado su nombre.

-Se llama Rafa, pero no es necesario que lo recuerdes, no vale la pena, tuve un ramalazo de romanticismo y lo he pagado caro, hay que ver la de tonterías que hacemos por amor.

-Mucho hablar y si nos volvemos a enamorar caeríamos  otra vez como palomas. Si no fuese así no valdría la pena.

-No digo que no pero de lo que estoy segura es de que nos costará volver a confiar en un hombre y enamorarnos todavía más, hemos perdido la inocencia y ya tenemos desconchones.

- Bienvenidos sean los desconchones si por  ellos conseguimos ser más sabias.

-Desde mi punto de vista- dijo Amalin mientras recogía una concha incrustada en la arena- la madurez no existe tal y como nos la pintan, seguimos siendo las mismas personas y la única diferencia es que aprendemos a gestionar mejor las situaciones.




-Me gusta tu punto de vista, cuando me casé era muy joven y la madurez no tenía porque formar parte de mis cualidades sin embargo Pablo exigió que lo fuese al día siguiente de la boda como si la ceremonia tuviese que haberme dotado de ella. La de veces que exclamé en silencio: ¡quiero ser madura!

-Que imbecilidad- respondió Amalin con cara de disgusto –la madurez se adquiere con los años, con la experiencia y cada uno tiene su ritmo, me temo que el único inmaduro era Pablo. ¡Hay que ser imbécil! Pero. Dejemos de hablar de nuestros ex y hagamos planes para la fiesta.

-¿La fiesta?- preguntó Alba sorprendida -¿Vas a dar una fiesta?

-No, la fiesta la vas a dar tú- respondió Amalin con gesto pícaro.

-Te has vuelto loca-replicó Alba negando con la cabeza –Aún no me he instalado, hay mucho que hacer y no sé ni por dónde empezar, no tengo el cuerpo para fiestas.

-Te voy a espolear, no voy a dejar que te hundas en el desanimo, necesitas acción y no lamerte las heridas y flagelarte que es lo que harás cuando estás sola ¿me equivoco?

-Si mi psicólogo te oyese te haría vudú- dijo Alba divertida. –Me conoces bien, entre Dani y tú me vais a matar con tanta actividad.

-Hablando de Dani, debes contarle lo de la rosa y en cuanto lleguemos a la ferretería llamaré a un par de cerrajeros de lo que vienen por allí para que vayan a cambiarte la cerradura esta misma tarde, no me costará conseguirlo, no puedes vivir en tu nueva casa hasta que no tengamos la seguridad de que controlamos quién tiene llaves y quién no. Mira, ya hemos llegado- Amalin señaló con el dedo la ferretería. Habían rebasado el límite de la Malvarrosa y habían llegado a una zona de construcciones nuevas perteneciente al partido de Alboraya  conocida  con el nombre de La Patacona.




Alba siguió a su amiga y ambas entraron en el establecimiento.

Al otro lado de la calle un hombre vestido con abrigo largo de color negro se agazapó en el quicio de un portal sin dejar de observar a las dos mujeres.

Amalín cogió la agenda de debajo del mostrador y marcó el número de un cerrajero, no tardó en concretar una cita para la seis de la tarde.

-Ya está arreglado- le dijo a Alba satisfecha.

-Gracias, eres muy eficaz- asintió Alba. -Regreso a la Malvarrosa, tengo que esperar a Dani y al cerrajero. Supongo que te veré todos los días a la hora del almuerzo, tu madre vendrá  a partir de mañana y estoy segura de que no se moverá de allí hasta bien caída la tarde.

-No lo dudes, amiga. Nos veremos a diario- cogió a Alba de los hombros y la atrajo hacía si dándole  dos sonoros besos en las mejillas manifestando  así su contento.

Alba emprendió el camino de regreso con paso apresurado, esta vez lo hizo por el paseo marítimo. La Patacona le pareció una zona muy bonita, habían construido de manera bastante civilizada según su entender. Una idea empezó a rondarle por la cabeza.

Al llegar a casa se sintió animada. Amalin le transmitía mucha confianza y no era difícil impregnarse de su eficacia y optimismo. Se quedó mirando el pequeño búcaro con la rosa amarilla y tuvo tentación de tirarla a la basura para así olvidarse de ella pero las palabras de su amiga que aún resonaban en sus oídos se lo impidieron. Esperaría a Dani para que pudiese echar un vistazo.

-¡Que lata! - pensó –Si no tengo bastante con bregar con Pablo ahora tengo que ocuparme de un misterio nada más poner el pie en mi casa.

-El timbre de la puerta sonó y Alba abrió la puerta.

-Ya estoy aquí- dijo un sonriente Dani dándole un beso. -¿Va todo bien? ¿Por dónde empezamos?

-Por aquí- respondió Alba señalando la rosa que destacaba erguida y fresca en el búcaro de fina porcelana.


Continuará...


El mar que hoy ilustra el capitulo de Alba se lo debo a Carmela a la que agradezco que haya querido prestarme sus maravillosas fotos.

28 comentarios:

chema dijo...

wendy, me ha encantado la conversación que han tenido las dos amigas paseando por la playa. son historias cotidianas, contadas de una manera sencilla y cercana. también me gustan las bromas que se hacen entre ellas. alba y amelin se harán mucho bien mutuamente.
ya estoy deseando leer el siguiente capítulo.
besos!!

Aglaia Callia dijo...

Hola, Wen, qué maravillosa sorpresa encontrar un nuevo capítulo, como siempre, lo he devorado.

Amalin es un personaje al que resulta imposible no tomarle un cariño inmediato, es encantadora, honesta, realista, ha sufrido golpes, pero está dispuesta a continuar... La clase de persona a la que no se puede menos que admirar. Su conversación con Alba me ha encantado, ha sido deliciosa. ¡Y el desconocido espía! Me pongo inquieta, y con lo de la flor, me pregunto qué pasa, y a ver qué dice Daniel.

Estaré atenta a lo que se viene, me fascina cómo va la historia.

Besos.

Roos dijo...

Hola!!! Gracias por tan calurosa bienvenida amiga, las extrañaba!!!
Me ha encantado el capi de hoy, hasta creo que puedo verlas charlando en la playa, muy lindas las imágenes!!!
Quién será ese desconocido??? Me dejas con la intriga, jaja, muy bueno, te felicito!!!
Besotes amiga y gracias por tus comentarios!!!
Roos

mientrasleo dijo...

Menudo repaso le ha pegado en el paseo. La verdad que es cierto, una novia no vería con buenos ojos que Dani siguiera con ella así.
Besos

Raquel Campos dijo...

Hermoso paseo por la playa con una gran amiga y hablando de historias de la vida. me gusta la amistad que se profesan las dos amigas.
Ahora me ha dado miedo el desconocido que las espiaba...¿Quién será?
Espero que le cuente todo a Daniel, particularmente me gusta mucho!!!
Un beso grande!!

Katy Sánchez dijo...

Una buena relación de amigas que va más allá de lo meramente cordial Y hoy nos dejas dos misterios, la rosa amarilla que viene coleando y ahora el misterioso hombre del abrigo negro.
Menos mal que ha llegado Dani.
Las fotos preciosas. Parece que la paseaba era yo:-)
Bss y una buena semana

Abuela Ciber dijo...

Continuamos leyendote.
Gracias por compartir tus sentires.

Cariños

My favorites things dijo...

Hola Wen: Me ha parecido muy emotivo el capi de hoy, dos amigas de la infancia conversando y animándose luego de pasar ambas momentos amargos. Destacando ante todo el cariño y respeto que se tienen. Quién es el del sobretodo??? Ay! qué le dirá Dany a Alba con respecto a la rosa... Estaré esperando la continuación. Te quiero agradecer tu visita y palabras de ánimo. Que tengas un bello día! Besitos =)
PD: Antes de irme tengo dos cosillas que decirte:
I- Tienes un presente en http://freswoman.blogspot.com.ar/2012/10/unos-bellos-presentes.html
II- Si quisiera escribir una entrada hacerca de los pololos, tengo que darte el link o debo hacer algo en particular???

Diana de Méridor dijo...

Madame, esa conversación entre ambas amigas y esos recuerdos me han retrotraído a mi propia infancia y a juegos parecidos en la playa. Yo vivía frente al mar, y la playa fue testigo de tantos juegos y travesuras... Me ha puesto usted nostálgica!

Buenas noches

Bisous

Citu dijo...

Lindas fotos me gusto mucho el personaje de Amelin y yo creo que Dani le manda las rosas . Ojala este equivocada Alba no lo ve en forma romántica, te mando un beso yt e me cuidas mucho

Antorelo dijo...

Me ha encantado la forma en que has desarrollado el diálogo entre las dos amigas.
Un abrazo

Anna Soler dijo...

Maravilloso capitulo guapa.
Me quedo impaciente por leer mas.
Besos

Elizabeth Bowman dijo...

Me ha gustado mucho ese paseo invernal por la playa- los adoro, querida,- y lo bien que ya te manejas con la narración: el mar lamiendo las huellas de las caminantes, Alba hambrienta de aire fresco...
Todos llevamos un artista dentro y me alegra que tú le hayas dado rienda suelta al tuyo.

Aplaudo la idea de Amalin. Al igual que en nuestras historias de época no hay nada mejor que una fiesta para confraternizar con los vecinos. ¿Habrá baile? jajaja

Besos, reina.

Lilian dijo...

Me ha gustado ese paseo por la playa entre Amalín y Alba. El mar invita a hacer confidencias cuando estás con un buen amigo. Calma los espíritus atormentados.
Alba y Amalín han sufrido en sus carnes sendos fracasos matrimoniales. Amalín ha debido de sufrir mucho al lado de su marido para no querer hablar de él.
La idea de una fiesta es muy buena. Así Alba se divierte. Y quizás pueda pasar algo entre ella y Dani...No sé. Creo que él tiene algo que ver con las rosas.
Y apuesto porque Daniel conozca a otra chica. ¡Veremos si Alba se alegra por él o saca las uñas!
Un fuerte abrazo, Wen.
Y sigue escribiendo tan bien como lo haces.

Manuel López Paz dijo...

Tenía costumbre de caminar por el mar, cuando vivía a escasos metros de él. Esta consversación me lo ha recordado...

Besote guapa

CarmenBéjar dijo...

Dos mujeres charlando mientras la brisa del mar acaricia sus cabelleras y vestidos y amortigua sus palabras. Una escena casi idílica si nos fuese por el misterioso contrapunto del hombre de negro... ¿Quién será? Siempre tiene que haber un misterio y si son dos, como en este caso, mucho mejor.
Besos

La Abela dijo...

Sigo leyendo y poniendome al día, dame tiempo....Bss

Carmela dijo...

Una hermosa conversación en la que es fácil recordar a amigas de verdad. La historia me tiene enganchada, ya lo sabes, y me parece fantástica. Tienes una imaginación portentosa que plasmas estupendamente en las escenas que nos regalas Wendy.
Un beso

Luciana dijo...

Aunque por acá no haya playas tan bonitas para pasear, me pareció un diálogo que cualquiera de nosotras puede tener con una amiga...claro, si tuviésemos algo interesante para contarnos ;)
Besos.

Cari Jiménez dijo...

Las fotos impresionantes, hale, ya te lo digo... y luego la historia muy desenvuelta y dicharachera, me gusta, y lo mejor es eso, empezar por la rosa amarilla, nada de andarse con rodeos, je ,je... ya me tienes impaciente... Bss

Elia dijo...

Ains Wen que me pierdo por culpa de estas bellísimas imágenes que me transportan si es que hecho de menos el mar...
y por esta noche que ya me atrapa mágicamente...
pero sí, eres increíble escribiendo,
vamos a celebrarlo esta noche, monta en mi escoba!


besos y te espero a medianoche

^^

Roos dijo...

Gracias Wen por preocuparte por la inundación, yo estoy a más de 200 km pero mucha gente ha perdido todo y el estado no ayuda ya sabés!!!
Espero que Dios les de fuerza y la gente es muy solidaria aquí!!!
Que tengas bonito día!
Roos

Princesa Nadie dijo...

Querida Wen
Perderme la lectura de un capítulo significa que hoy he podido leer dos y los he disfrutado a tope...yo también pensé en Óscar en un principio ...Ésto se pone realmente interesante
Muchos Besos

Frankie dijo...

Te has sabido tomar tiempo y espacio para definir a los personajes de Alba y Amalín haciéndolos hablar, y de manera bastante verosímil, por cierto. Posíblemente y de ser hombres no esperaríamos que revelaran su carácter de esa forma, no sé. Pero funciona bastante bien para definir a las dos amigas.

Casi vas a volver tan interesantes las conversaciones como los misterios, jaja.

Besos y a seguir, porfa.

Jennieh dijo...

¡Vaya! La de cosas que me había perdido de Alba; para ser sincera contigo no había tenido tiempo de leer y seguir esta historia con tranquilidad, así que hoy, leí todos los capítulos que tenia pendiente y he quedado muy sorprendida.

La relación de Alba con Daniel me había parecido curiosa y opino igual que Amalin, si Daniel viera una leve señal no dudaría un segundo en intentar algo con su amiga, pero es admirable en ellos que siempre den prioridad a su amistad. Pablo, me parece aún más canalla, que pretende tratando de esa manera a quien fue su esposa, como se nota cuando algunas personas creen estar por encima de otras.

El giro que dio Pedro a la vida de Alba con aquel legado es algo bueno para ella, y así nos lo hiciste saber, ahora, me preguntó que se traerá entre manos aquel hombre de negro, quién ha puesto aquella rosa amarilla de manera tan misteriosa en la casa y cuáles son sus intenciones, creo que la historia se está acercando cada vez al nombre que le has dado.

Ahora que he quedado al día espero no volver a retrasarme, siempre es un agrado pasar por tu pequeño mundo.

Un beso.

princesa jazmin dijo...

Preciosas fotografías para ilustrar la conversación de las amigas, me gustó saber más sobre la infancia de Alba y me he reído con sus comentarios acerca de sus ex, veo que hasta ahora nadie quiere a Pablo.
Quién será el hombre de negro? estará relacionado con la rosa? qué bueno que ya llegó Daniel, al menos habrá un hombre en la casa.
Amalin le ha dicho unas cuantas verdades a su amiga acerca de su relación con Daniel, veremos como se comporta Alba de ahora en más, o seguirá pensando en Oscar?
Ya quiero saber más.
Besos!
Jazmín.

40añera dijo...

Ha sido estupendo asistir a esta conversación mientras las olas nos lamían los zapatos

Besotes

Roos dijo...

Que tengas un hermoso finde!!!
Gracias por visitarme preciosa!
Besito
Roos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...