miércoles, 8 de agosto de 2012

En busca de Alba. Capitulo V







El piso de Daniel estaba en pleno corazón del barrio antiguo de la ciudad, el barrio del Carmen, mucho  había cambiado  desde aquellos años en que ella era habitual en esas callejas llenas de pubs donde se rendía culto a la penumbra y a la buena música, por entonces salía con Nacho, un joven que llevaba el pelo largo, rubio, alto con ojos azules y muy guapo.

Nacho vivía para la música, su gran pasión, tocaba la batería y había formado un grupo junto a su gran amigo Gabriel, la novia de Gabriel se llamaba Mari Fé y los cuatro pasaban muchas tardes en el garaje del chalet donde el grupo ensayaba, allí bebían coca cola, cerveza, fumaban algún que otro porro pero  sobre todo hacían y vivían  música Pink Floid, Genesis, Jetrho Tull, Santana, Rollings.. 







Fueron buenos tiempos, era jóvenes y la vida les cegaba con su luminosidad e infinitas posibilidades, interrumpió sus reflexiones, sin casi darse cuenta había llegado al portal de Daniel, tocó el timbre y enseguida  oyó la voz de su amigo que sonó metálica por el interfono.

-         -- ¿Alba?
-         - Si, soy yo, abre.

Subió la vieja escalera de mármol hasta el segundo piso, Daniel ya la esperaba con la puerta abierta y esa sonrisa suya tan franca.

-¡Bienvenida, qué cargada vienes! ¿Has estado de compras?

-Solo he pasado por una librería, por cierto, esto es para ti le dijo Alba al tiempo que le ofrecía el libro envuelto en un bonito papel de regalo de color azul con una cinta en color blanco.

-¿Para mí? No creo haber hecho nada para merecer un regalo dijo Daniel gratamente sorprendido al tiempo que despegaba el celofán del envoltorio.

-Espero que te guste, no lo mereces dijo Alba con sorna pero hoy es tu día de suerte.




El rostro de Daniel resplnadecía, resultaba muy sencillo hacerle feliz, la mujer que consiguiera enamorarlo sería muy afortunada, pensó Alba no sin cierta envidia, era su amigo y le quería demasiado como para tener una relación con él, si hubiesen atravesado esta línea quizás hubiesen funcionado como pareja pero quizás no y ,según le decía su experiencia, su amistad se habría perdido, lo tenía claro, no se arriesgaría a perderle, era demasiado importante para ella, en alguna ocasión lo habían hablado y ambos tenían la firme intención de no romper su amistad, contaban el uno con el otro.

Daniel iba contemplando las ilustraciones del libro de arte y mirando a su amiga dijo –ahora tendré que esmerarme más con la comida, estoy preparando una ensalada alemana y unos escalopines de ternera con guarnición, y no quiero remilgos con la comida, serás una buena chica y comerás con ganas, estás en los huesos.

-No te preocupes, hoy tengo hambre, vengo de la notaria, hoy se leía el testamento de Pedro.

-¡Santo cielo, lo había olvidado! Dijo Daniel dándose una palmada en la frente –Cuéntame ¿Cómo ha ido?

-Supongo que ha ido bien, Dani, Pedro me ha dejado su casa de la Malvarrosa y una buena cantidad de dinero, su expresión reflejaba tristeza y al hablar retorcía la tela de su falda.

-No pareces contenta, cariño, ¿Qué sucede?

-Estoy contenta, Dani, claro que lo estoy pero tengo sentimientos contradictorios, por un lado estoy encantada con la herencia ¡Figúrate! Cuando he salido de casa era una mujer que vivía en casa de sus padres por carecer de vivienda propia y en un par de horas me encuentro con que soy propietaria de una casa esplendida pero para que todo esto haya sucedido Pedro ha tenido que morir.

Alba no pudo contener las lágrimas que rodaron por sus mejillas pálidas.
Daniel se levanto de inmediato y abrazó a su amiga con ternura
.
-Lo siento, Alba, es lógico que te sientas así, has de afrontar la pérdida pero no haces un enfoque correcto, por lo que dices podría decirse que sientes culpa por tu herencia y no debes sentirlo de esa manera, Pedro ha muerto, es un hecho y tenía que distribuir sus bienes, eras su ojito derecho no se iba a olvidar de ti, sus hermanas no hubiesen disfrutado de la casa, ellas viven en Lugo y jamás dejarían su hogar, en cambio tú has pasado mucho tiempo en ella, no me ha sorprendido que te la haya dejado, era lo más lógico.

-Tienes razón, no me hagas caso, con tantas emociones estoy hecha un manojo de nervios dijo Alba mientras se limpiaba las lágrimas con un pañuelo que había sacado del bolso, sonrío débilmente aferrándose a la secuencia lógica de pensamiento expuesta por Daniel.

 -Por cierto ¿Dónde está Oscar?, añadió con clara intención de desviar la conversación en otra dirección.




-Debe de estar al llegar así que vamos a la cocina y me echas una mano con la comida, aún queda por preparar la salsa para la ensalada, le alargó un delantal y se puso a trajinar entre los cacharros.

-Está bien pero me tendrás que ir diciendo lo que tengo que hacer, no se preparar esa salsa.

-Por supuesto, pica en trocitos la patata cocida que hay en ese bol, luego añades mahonesa, el queso que está sobre la tabla de madera, un poco de aceite y un poco de caldo que ha sobrado de cocer la patata, lo has de mezclar todo hasta que se quede con una consistencia fina, ¿lo pillas?

-Eres un cocinero excelente, te veo muy puesto- dijo Alba mientras iba picando la patata -tienes la cocina muy bien equipada por lo que deduzco que cocinas de forma habitual.




-A la fuerza ahorcan, cuando murió mi madre estuve comiendo mucho tiempo fuera de casa o bien compraba cualquier cosa preparada, me di cuenta de que me alimentaba muy mal, echaba de menos la cocina de mi madre y recordé sus viejo libros de cocina, siempre los tenía a mano, le gustaba añadir recetas ¿lo recuerdas? era muy buena cocinera así que me puse manos a la obra, he hecho algún curso de cocina y ¡voila! Soy capaz de preparar cualquier cosa, me gusta y me relaja además como Oscar no tiene ni idea alguien tenía que ocuparse de la intendencia, yo cocino y él hace la compra con la lista que le hago semanalmente, estamos muy bien organizados, si no fuese por mi se moriría de hambre.

Se oyó el ruido de una llave en la cerradura de la puerta de entrada, Oscar acababa de entrar y traía una bandeja de dulces, se dirigió a la cocina y miró a Alba de arriba a abajo con descaro.

-Tú debes de ser Alba le dijo estampándole un beso en la mejilla, estaba impaciente por conocerte, Daniel no habla más que maravillas de ti, que si Alba por aquí, que si Alba por allá.

-Hola Oscar, yo también he oído hablar de ti, por lo pronto sé que no te gusta nada cocinar.

-Vaya Daniel, dijo Oscar mirando a su amigo que seguía trabajando con la guarnición de los escalopines, le estás contando mi parte oscura, espero que no te limites a ella y le hables, también, de mis virtudes.

-Tus virtudes no necesitan presentación, repuso Daniel siguiendo la broma, Alba será la que decida si quiere adentrase en tu fascinante ego ¿no te parece?

-Basta, chicos, es ver a una mujer en vuestro santa sanctorum y empezáis a batiros en un duelo de testosterona, por aquí deben desfilar muchas mujeres, ya debéis de estar acostumbrados.

-¡Que más quisiéramos!, ni Oscar ni yo nos comemos un colín, estamos hechos unos ermitaños y no es por falta de ganas, pero cada vez se pone la cosa más difícil, ninguno de los dos esculpimos músculos y trabajamos como enanos, estamos mayores y hemos perdido practica.

-Habla por ti, yo me siento en plena forma y la presencia de Alba me resulta muy estimulante, dijo Oscar en tono de flirteo.

Alba  se estaba divirtiendo de lo lindo, se sentía la reina del baile y era una sensación que no experimentaba desde hacía tiempo, miraba a Oscar a hurtadillas mientras se afanaba en mezclar bien los ingredientes de la salsa, era un hombre moreno, no muy alto, de complexión fuerte pero no grueso, le llamaron la atención sus ojos, los tenía pequeños, inquietantes, de mirada azul grisácea y muy  fría, en contrapunto su boca era carnosa y sensual, sin duda debería de ser un hombre apasionado a pesar de que no parecía fácil llegar a él, quizás se tratase de esa clase de hombre misógino que miran por encima del hombro a las mujeres por considerarlas inferiores. 


Sabía por Daniel que era ingeniero informático y que vivía en su piso no tanto por necesidad sino más bien por desidia, montó su propia empresa y se había labrado una merecida reputación, eran malos tiempos y el trabajo escaseaba pero no le faltaba aunque le dedicaba muchas horas, sus clientes esperaban un producto fiable y competitivo y  Oscar tenía las jornadas  ocupadas resolviendo los problemas que iban surgiendo en la aplicación de los programas que preparaba a medida de las necesidades empresariales de sus clientes, trabajaba desde casa, había montado su despacho en una de las habitaciones del piso de Daniel, no recibía muchas visitas, allí tenía montado su laboratorio,  el trabajo de campo lo hacía en las empresas que requerían su servicio profesional.




Llevaba un pantalón vaquero de color negro y una camisa de rayas grises y blancas, un sweater negro alrededor del cuello, era evidente que no tenía frio, los músculos se adivinaban a través de la loneta del vaquero, no parecían músculos forjados en gimnasio más bien al aire libre, quizás montase en bici o practicase jogging, sus manos eran grandes y sus dedos largos y bien formados, llevaba las uñas cortas y muy limpias, le parecieron muy masculinas.

Se sorprendió a sí misma con este análisis tan hormonal, le gustaba lo que veía y presintió peligro, no quería meterse en zona de riesgo, era el compañero de piso de Daniel, su mejor amigo y sin embargo fantaseo con la idea de que tampoco Oscar le quitaba ojo, era como si ambos sintiesen una atracción que estaba por encima de su parte racional -¡pero, qué demonios, Alba! Ya va siendo horas de que tus hormonas empiecen a funcionar, no querrás quedarte en un estado de sopor virginal en resto de tu vida- pensó al tiempo que sintió como sus mejillas empezaban a teñirse de color carmesí, ¡Maldición, las hormonas, otra vez! Casi metió la cabeza en el mortero donde no dejaba de dar vueltas a la salsa a pesar de que ya hacía rato que había logrado una textura adecuada.

Mientras tanto ambos hombres conversaban en la cocina y repartían las tareas que faltaban para terminar la comida.

-Pon la mesa, Oscar, por si no te has dado cuenta tenemos una invitada y la tenemos trabajando.

Daniel echó un vistazo a la salsa que rebosaba abundante y cremosa en el mortero, se mojó el dedo índice y lo saboreo.

 –Ni yo lo hubiese hecho mejor, ya has hecho bastante, cariño, sírvete una copa de vino y siéntate en el salón, entre los dos terminamos con esto y servimos la mesa.







Alba se arrellano en el sofá que estaba frente a uno de los balcones del salón, el sol lucia tímidamente y sus rayos le hicieron sentir tibieza, eso y el vino que le calentaba la sangre, siguió pensando en las sensaciones que Oscar le había despertado ¿Cuánto tiempo hacía que no quedaba con un hombre, que no sentía el calor de unas manos que explorasen su cuerpo con destreza?
Escuchó la vibración del  móvil en el bolso que  abandonó en el sofá cuando llegó, de inmediato se tensó, por un momento había olvidado el temor que ese sonido le provocaba, vaciló cuando alargó la mano para cogerla ¡Allí estaba!  Sintió el batir de unas alas, el cuervo negro había regresado para impedir que le llegase la tibieza del sol, el cuervo la acompañaba desde que se separó de Pablo y siempre la encontraba por mucho que se escondiese.



Continuará...






20 comentarios:

chema dijo...

wendy, es verdad que cuando alguien te atrae, si te dejas llevar llegas a un punto de no retorno en que ya no puedes dejar de pensar en esa persona, es como caer en una adicción. pero es muy fácil decirlo, a la hora de la verdad a ver quién es el guapo que dice "esta persona me gusta pero no va a funcionar, pondré distancia".
lo del barrio del carmen tal vez sea un homenaje a murcia. y me ha gustado también la mención a genesis, mi grupo favorito!
estaremos esperando el próximo capítulo... besos!!

Aglaia Callia dijo...

Me alegró mucho ver que habías actualizado, Wen, se nota que has cogido un gran ritmo de escritura y que te has enganchado muchísimo con la historia, tal y como nos tienes a todos nosotros.

Me gustó mucho este encuentro entre Alba y Daniel, me moría por verlos interactuar y en parte es como lo imaginaba, hay una gran amistad, cierta complicidad que a mi romántico corazón le hace imaginar que podrían hacer una gran pareja. El compañero de Daniel es también un personaje interesante, me pregunto qué papel tendrá en esta historia. Me ha dado pena, sí, que Alba estuviera tan emocionada y de pronto como que esta llamada la vuelva a la realidad.

Esperaré con ansias la continuación, besos.

Tracy dijo...

Unas buenas descripciones, parece como si hubieras estado por esas calles y de los sentimientos... ¡reviven circunstancias vividas!

Manuel López Paz dijo...

Interesante encuentro...Ya veremos como va la cena.

Besote guapa

Roos dijo...

Hola Wen!! Que bueno que has recuperado un poco el ánimo y nos has regalado otro capitulo!!! Muy interesante y que le seguimos el hilo a la historia, me suena muy romántico lo de Alba y Daniel, veremos como sigue!!!!!!!!!!!!!!!
Me encanta como describes todo, es como si estuviéramos allí también o miráramos una peli, felicitaciones!!!
Besitos
Roos

Aniagua dijo...

Un bello relato,, un paseo entre nubes
Un abrazo!!

mientrasleo dijo...

Un toque romántico estupendo, me gusta tu toque personal al escribir
Besos

Anna Soler dijo...

Woooo me encanta y me encanta.
Un beso

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Estupenda descripción de los personajes, me he quedado sin saber quién es el cuervo que le llama al móvil.
Gracias, procuraré seguirte.
Con ternura te dejo un beso
Sor.Cecilia

Citu Alvarez dijo...

Uy me gusta Oscar parece de esos chicos medio malos y sexys .Pobre Alba la esta acechando ese cuervo se puso muy interesante la historia . Te mando un beso y te deseo un lindo viernes cuídate y un beso

Katy dijo...

Me encanta que le hayan dejad Malvarosa...
Y bueno el resto promete. Yo que nop estoy para hormonas jajaja me he emocionado. ¿Una historia de amor?
No me gustan los ojos pequeños al resto me apunto :-) Uff los cuervos...
He estado fuera acabo de regresar de visitar a una amiga. Sigue con la historia.
Bss

Carmela dijo...

Solo me asomo para decirte que me voy hacía atrás para ponerme al día.....Besosssss

Princesa Nadie dijo...

Querida Wen
¡Hoy has estado fantástica!...la atracción de Alba por Óscar nos has hecho vivirla y sentirla...
Me habría encantado seguir leyendo, estaba tan entusiasmada que no quería que acabara pero esperaré pacientemente hasta la próxima entrega
Un Beso y felicidades por tu trabajo

Abuela Ciber dijo...

Te ire leyendo lentamente para actualizarme

Recibe mis cariños con deseos de una buena semana

fus dijo...

Esto se està poniendo interesante. Enhorabuena.

un abrazo

fus

princesa jazmin dijo...

Querida Wendy, qué capitulo excelente, me gustó mucho esta relación entre Alba y Daniel, entiendo su perspectiva de no concretar un romance que podría resultar fallido, pero terminaría arruinando una hermosa amistad.
Qué rica cena está preparando y es buena idea recurrir a los viejos libros de cocina.
Yo heredé unos de mi abuela, que son un placer leerlos aunque algunas palabras o frases o ingredientes ya estén fuera de uso.
Qué interesante este Oscar, parece un chico malo, será bueno conocerlo, espero pronto sepamos más...
Besitos.
Jazmín.

Roos dijo...

Gracias por tus visitas Wen querida, que termines lindo la semana, aquí pura lluvia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Besotes
Roos

Cari Jiménez dijo...

eyyy pero si solo he faltado un ratito y dices que no vengo, venga ya!!! Qué van a pensar estos dos maromos cocineros de mi, anda, anda, que menudos pájaros están echos y ahora va el cuervo negro y aparece, pues está buena Alba entre tanto pájaro, estoy apunto de ir a ayudarla con una escopeta, je, je...
Te ha quedado un capítulo de impresión, bueno, ha habido un momento un pelín subidito de tono musculoso, pero no seré yo quien haga votos... no, venga, venga, que no se diga que estamos en verano, ja, ja...
La historia te está quedando estupenda Wen, estupenda... Bss

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias Wen, por poner ese vídeo. Quise poner un comentario, pero como soy una negada para eso de Google, no hubo manera de escribirlo.
Gracias.
Mil besos de ternura
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias Wen por tu aporte en mi blog, la verdad es que las injusticias me llegan al alma, sin poder hacer nada.
Mil gracias.
Con ternura
Sor.Cecilia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...