lunes, 6 de agosto de 2012

El largo, cálido y estridente verano.




Y el sr verano llegó, como siempre, apabullando con su enorme bola de fuego y trae de la mano ventanas abiertas, calor, insectos, y gritos muchos gritos de niños con pataletas , cada verano se caracteriza por unas cosas y este, en el que estamos inmersos, se está caracterizando por la mala situación económica ,por los recortes, por el temido rescate al que veo llegar en breve por más que los del PP no se atrevan a reconocerlo en sus comparecencias públicas, por los incendios que se van sucediendo a lo largo y ancho de nuestra geografía y que me hacen preguntarme ¿por qué este año con especial virulencia?, por las largas jornadas de trabajo en las que el mérito principal se está convirtiendo en salir airoso del mal humor, justificado, de los usuarios que padecen una asistencia precaria debido a que no hay suficiente personal y el poco que resiste se ve incapaz de llegar a todo a pesar de que no se toma un respiro en las doce horas que de agonía que son las que tienen las guardias,- No, señor- , les decimos, esta medicación no la sirve el hospital, tiene que traerla de casa y la pobre victima receptora de la información, se queda estupefacta porque son las dos de la madrugada y lleva todo el día en urgencias sin saber que va a ingresar, en ese tiempo que ha permanecido en urgencias no se le ha dado ningún alimento y cuando sube a planta tampoco se le dará nada porque el catering, cada vez más precario y asqueroso, no funciona a esas horas. –Intente comprar algo en las máquinas expendedoras o bien intenté encontrar alguna cafetería abierta- y me muero de vergüenza cuando se lo digo y –no, no hay almohadas- y ¿siente dolor? Tendrá que esperar un poco a que pueda revisar su historia, antes he de revisar otras tantas que me han solicitado alguna cosa y a las que, aún , no he podido atender porque están pasando visita y los facultativos, en su gran mayoría residentes, deciden pedir analíticas urgentes cuando las podían haber podido solicitar programadas sin necesidad de sobrecargar la jornada, no se puede atender lo programado y lo urgente cuando esto último es excesivo  e innecesario, tienen que aprender, eso es cierto, pero no veo necesario que lo hagan jorobando al prójimo y a decir verdad cuando llega el momento en que realmente es necesario una buena praxis no se puede contar con ellos porque no tienen ni idea y se bloquean sin saber qué hacer y a lo más que llegan es a solicitar nuevas exploraciones urgentes cuando el paciente se nos va porque está en situación crítica y no hay adjuntos porque no les pagan más que guardias domiciliarias y yo me sigo muriendo de miedo por el paciente y por mí que soy la que está la primera linea del frente y, en ese momento, siento la necesidad de tejer un capullo con hilos de seda para refugiarme en su interior.





Al llegar a casa necesito soltar lastre porque su peso me hunde y me quedo en silencio disfrutando de la brisa que me proporcionan las ventanas y balcones de par en par pero mi dicha dura poco porque ahí están los gritos, pataletas de niños que no cesan de bramar y me sigo haciendo preguntas ¿Dónde están sus padres? ¿Acaso se han quedado sordos? Mi hija creció y lo hizo en un tono normal y no ofensivo para los oídos ajenos, fue niña y tuvo conatos de pataletas pero le enseñamos que esa no era forma de conseguir las cosas y aprendió rápido y hoy es una persona educada que sabe respetar al prójimo, no fue tan difícil ¿por qué tengo que aguantar las pataletas de su niño absolutamente desquiciado y descontrolado? Me gustan los niños pero este verano les huyo pero no se trata de ellos se trata de sus padres que permanecen impasibles mientras sus retoños gritan alrededor de las mesas de la heladería donde nos hemos sentado con la intención de pasar un rato agradable y que, por supuesto, no será así.





Bajo a la calle para dar un paseo, llevo a mi perrita y por supuesto llevo bolsas para recolectar sus excrementos, conforme avanzo voy viendo como las aceras y los jardines están minados y me sigo preguntando ¿vale la pena que yo sea tan correcta y puntillosa? ¿Se nota un grano de arena en medio de un desierto? Prefiero no responder porque si lo hiciese dejaría de llevar bolsitas recolectoras y no soy capaz de involucionar a este punto.






En fin, estoy con necesidad de vacaciones y como las tengo en septiembre espero gozar de un poco de paz, los niños gritones volverán al colegio y sus padres al trabajo, quizás guarden sus camisetas y pantalones cortos y  horteras que apenas cubren sus magros cuerpos y me sigo preguntando…. –Para de preguntar- no te gustarán las respuestas.

Vuestra compañía es de uno de los reductos de este extraño y asqueroso verano junto con los libros, mis cuadernos, mí pequeño jardín, mi pluma mis pinceles y dibujos, gracias por vuestra educación y respeto.

Necesitaba gritar aunque fuese en silencio.

Imágenes tomadas de Internet.


19 comentarios:

Anna Soler dijo...

Yo sinceramente odio el verano.
No soporto el calor, prefiero un buen abrigo y pasear.
Pero hay gente que grita VERANO VERANO.
irremediablemente todas las estaciones llegan, gusten o no
Un beso

ILONA dijo...

Wendy, te entiendo, a mí tampoco me gusta el verano, y además este verano está siendo especialmente incómodo. La situación económicano hay quien la eluda, y lo peor es que después de varios años aún no se ve un horizonte consolador. Yo procuro ignorar la realiad este mes, porque cuando vuelva a mi trabajo tal vez me espere una realidad dura, o directamente no me espere ningun trabajo al que volver.

El calor me agobia, las multitudes (vivo en una ciudad turística) y los niños maleducados me resultan insoportable. En realidad, la gente maleducada me resulta insoportable. No entiendo la falta de respeto a los demas, las normas básicas de urbanidad y buenas maneras. Este año, este verano, está siendo de reclusión, de retiro, todo lo que puedo. Mi capullo es mi casa, a la que siendo estas semanas como mi guarida. Y la ventana que más me refresca, la que trae la brisa más perfumada, es la pantalla del ordenador.

Besos.

Tracy dijo...

Lo que cuentas de los hospitales es sangrante, me han dado nauseas conforme iba avanzando en la lectura.
Puta política...

chema dijo...

ánimo wendy, y desahógate cuando lo necesites, aquí estamos para escucharte.
hay niños que parece que están acelerados, como si les hubieran dado un excitante. y sus padres, más que calmarles, les azuzan. ya sé lo que me digo, yo me entiendo...
lo que más siento son los malos tragos que pasas en el hospital. la salud de muchas personas está en juego, y al ser imposible atender a todas, eso debe de causar una gran sensación de impotencia. la sanidad es lo último en lo que se debería recortar.
besos y de nuevo mucho ánimo. las temperaturas extremas propician el desánimo, eso está comprobado...

shaki dijo...

Hola Guapa:

Entiendo toda y cada una de tus palabras...No me gusta el verano. Nosotros estamos con guardias practicamente día si, día no. Las consultas rebozar y los pacientes desesperados.

En cuanto a los niños,comparto tu visión. Se está criando una generación complacista, donde parece que decir no significa maltrato psicológico...En fin

Aguanta un poco...septiembre vendrá y descansará.

Besote guapa. Tienes apoyo por aquí

Manuel López Paz dijo...

Hola Guapa otra vez:
El comentario anterior lo hice con la clave de mi esposa... Craso error no comprobar los usuarios ;D

Pero creo que sabías que era yo ;D

Besote guapa

Roos dijo...

Wen querida gritá todo lo que quieras que tenés toda la razón y tenés que desahogarte! Yo estoy muy cómoda con el frío, aunque esté resfriada y me duela la garganta, en el verano me hincho toda y la ropa no me entra!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Mis pies me duelen, mis piernas parecen macetas!
Y comparto lo de los hospitales, aquí es tremendo también, increible y lo de los niños, yo no tengo, pero soy docente y aunque ya no ejerza siempre me encantaron, pero últimamente no los soportooooooooooooooo! No puedo escuchar sus gritos y rabietas y es culpa de los padres, porque nosotras somos 4 hermanas y nunca tuvieron mis padres ese tipo de problemas, ellos nos enseñaron el respeto que es lo que falta!
Bueno, me parece que ya estoy gritando más que vos, jaja!
Que te llegue un poco de fresco desde aquí!
Besote
Roos

Aglaia Callia dijo...

Mi pobre Wen, saca todo para afuera, que para eso estamos, no tienes por qué guardarte tantas cosas malas que solo te hacen daño; ya bastante es tener que vivirlas como todavía tener que darles vuelta una y otra vez, solo para ti.

En lo personal, detesto el verano, no que tenga tanto en su contra sino que siento que el letargo se apodera del mundo y que las cosas parecen más difíciles. De por sí esa atmósfera húmeda y calurosa es incómoda. En cuanto a los servicios de salud, justo hoy tuve que ir a sacar cita al seguro y ha sido un calvario, porque además tenía que hacerle una gestión a mi padre; sé que los profesionales de la salud no tienen la culpa, es más, muchos de ellos a veces se quejan de la poca atención del estado, mañana empieza una huelga indefinida, y así estamos.

Lo que sí, amiga, te diré que no dejes estas cosas desagradables te superen, porque pesan, sí, pero un alma tan buena como la tuya es lo bastante sensible para apreciar esos pequeños rayos de luz que no faltan.

Mucho ánimo y un abrazo inmenso, sabes que cuentas conmigo.

Diana de Méridor dijo...

Madame, leo con la boca abierta la parte en que dice "esta medicación no la sirve el hospital, tiene que traerla de casa y la pobre victima receptora de la información, se queda estupefacta porque son las dos de la madrugada y lleva todo el día en urgencias sin saber que va a ingresar, en ese tiempo que ha permanecido en urgencias no se le ha dado ningún alimento y cuando sube a planta tampoco se le dará nada..."

Y leo con la boca abierta porque es que en mi hospital ya era así antes. Siempre lo fue. Por desgracia estos días estamos notando otras cosas más lamentables, sí. Cuestiones de vida o muerte.

Lo de los excrementos de los perros también me suena un montón.

Yo sí que necesito gritar. Si usted supiera cómo están siendo mis días...

Buenas noches

Bisous

40añera dijo...

A mi me gusta mi verano ese que me he creado en el interior de mi casa, en su jardín con mi perro y mi pirata porque el de la calle con muchedumbre desbocada y mal educada me da mucho miedo no consigo entender donde ha quedado la educación de antes esa que nos daba en nuestras casas.
Lo del hospital me da un miedo terrible, muchas horas he pasado recorriéndolos y no quiero volver así que siento mucho tu situación pero no dejes de ser un grano de arena que somos unos pocos y quien sabe, tal vez consigamos hacer una montaña
Un besote

Princesa Nadie dijo...

Querida Wen
Me ha vuelto a encantar tu relato y espero que nos sigas deleitando con él ,lo de nombrar el libro de Miss Emily ha sido un bonito detalle con una magnífica escritora ,a vuestro lado me siento tan insignificante literariamente...
No sé porqué todo el mundo tiene la sensación de que está siendo un verano raro,el estado de ánimo en general está muy bajo con tantos problemas por todas partes y creo que es algo que se contagia
Pienso que Septiembre es el mejor mes para coger vacaciones cuando la gran mayoría tenemos que volver al trabajo,ya te queda menos para disfrutarlas
Un Beso

Citu Alvarez dijo...

Hola mi Wendy como te entiendo yo tengo unos adorables vecinitos que se creen Mesi, o Maranona me botan el balón cada rato y hasta mis plantas me han destruido, tocan el timbre como si se acabara el mundo y cuando le das la pelota ni te agradecen. Animo Wendy ya falta poco para septiembre

princesa jazmin dijo...

Querida amiga, ánimos que ya septiembre está muy cerca y podrás descansar un poco de tanto ajetreo. Te admiro por sobrellevar un trabajo tan duro como el tuyo, y todavía tener el suficiente corazón para preocuparte genuinamente por esas pobres personas, que atraviesan los peores momentos de sus vidas.
El verano intensifica el cansancio y la crisis económica es como una pesada losa que está presente todos los días, aplastando a la gente sin piedad.
Te mando mucha fuerza y muchos cariños. Siempre estamos aquí para oírte.
Besos!
Jazmín.

Antorelo dijo...

Sinceramente, no me gusta el verano. Me gustan más los principios del otoño.
Un abrazo, amiga

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Que decirte mi Wen, qué decirte que te haga sentir bien, se me ocurre qeu tu trabajo es importante y lo es, que tú eres una persona buena y lo eres, que tienes aguante y aguantarás, que llevas razón en todo, que me duele sentirte tan venida a abajo, que tengo que pensar en algo para levantarte el ánimo, que siento estar siendo tan egoísta con mis vacaciones haciendo lo que me da la gana y no pensar en que muchas de vosotras necesitarías algún acto de locura para transitar estas calores y estos días tan críticos en todos los sentidos... Venga, vamos a hacer algo por nosotras... porque lo valemos... ¿Se te ocurre algo corazón? Bss y un gran abrazo querida amiga...

Abuela Ciber dijo...

Creo que independientemente del caos existente, quines son sobrios en sus miras y tienen una educacion acorde, no tienen porque sucumbir al mismo.
Las fuerzas morales, tal ves de otras épocas, son sentidas por muchos.
Bienvenidos sean.
Los demas que sigan con sus pataletas.

Cariños

mientrasleo dijo...

A mi me gusta el otoño, soy rara. A todo el mundo le entristece y yo veo calles doradas con alfombras lista para ser pisadas por princesas que caminan entre atardeceres tempranos.
El verano me gusta porque disfruto un poco más de la familia, pero lo mío es el otoño.
Aquí somos aire, no nos vemos, pero no dejamos gritos en silencio sino que nos vamos escuchando.
Besos

Anakonda61 dijo...

Hola Wendy primero que nada pedirte disculpas porque hace días que no paso por tu blog...pero es que me he ido unos días a un pueblo en la montaña y no tengo cobertura de internet, así que casi no puedo ver nada y me da mucha rabia, ahora aprovecho que estoy cerca de un sitio que hay wifi publica y quería mandarte un montón de besos y decirte que comparto plenamente tu visión de estos meses tan "raros" que estamos pasando...y lo que nos espera... estamos deprimidos, cansados, hastiados de tantas injusticias y tanto inepto...de tan poco sentido común, a veces parece que disfrutamos siendo maleducados y j-d-endo a los demás...en fín que entiendo que tengas ganas que llegue septiembre y desconectar del trabajo y de la "gente" y de dejar la mente en blanco...
Neni veo los mails de los comentarios al blog, menos mal que deje los post programados...jajajaja sino me seria imposible publicar nada...bueno preciosa ya sabes esté donde esté me acuerdo siempre de tí y agradezco mucho tus palabras
Hasta dentro de unos días no volveré a casa...prometo ponerme al día lo más pronto posible...
Muchísimos besos y un gran abrazo

anne wentworth dijo...

Wendy:
saca tooodooo lo que te perturba, te molesta, te enfada y demás.... y como diría Anita la Huerfanita.... "Mañana hay sol... mañana.. pude ser.... sale el sol!!... mañana te espero.... mañana.... un dia para llegar....
ohhhh!!! creo que no la recuerdo bien, pero espero que los dias malos pasen pronto y lleguen los buenos!!!... desde aqui mis más sinceros ánimos!!!!
besos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...