domingo, 10 de marzo de 2013

Las Fabulas de Mariquita Nice. Basada en hechos reales.







La tarde estaba desapacible, hacía viento y las nubes cubrían el cielo. Mariquita Nice había tenido una semana dura así que pensó que sería agradable ir a ver una película, pensó en Ana Karenina o en Argo y así se lo hizo saber a su amiga Mariquita Blonde que se mostró encantada con la idea.

Quedaron en la puerta del cine con tiempo suficiente para decidir la película y tomar un café.

Al comprobar la cartelera se dieron cuenta de que el estreno de Ana Karenina estaba previsto para la siguiente semana así que barajaron las demás opciones teniendo en cuenta los horarios. Los Miserables solo tenían un pase y era a primera hora de la tarde con lo que estaba descartada. Las más convenientes resultaron ser Argo y El lado bueno de las cosas.

Mariquita Nice prefería ver Argo pero su amiga se decantaba por la segunda y no tuvo problema en dejarla elegir pensando que siempre podría ver Argo en otro momento.

La sesión comenzaba a las 20.45h   por lo que se sentaron en una terraza a charlar un rato.




A las 19.30h Mariquita Blonde pensó que era buen momento para entrar en la sala.

Una vez en la puerta confirmaron las butacas: Fila 9, butacas 2 y 4.

La película ya había empezado pero Nice localizo las butacas que estaban ocupadas, había sitio de sobra por lo que se sentaron donde les pareció oportuno. Les extraño que la película ya hubiese comenzado pero no hablaron entre ellas.

Parecía ser una escena clave de la película y permanecieron calladas y atentas a la pantalla durante tres cuartos de hora aproximadamente que fue lo que tardó en aparecer en  pantalla el The End típico del final de una proyección.

Se miraron una a la otra sorprendidas.
 ¿Cómo es posible que haya terminado tan pronto? Hemos llegado puntuales ¿Qué hemos hecho mal?

Estaba claro que el horario real no coincidía con el que les había comentado la taquillera. En parte se alegraban, la película o lo que habían visto de ella no les había gustado, les resultó aburrida. Salieron de la sala confundidas  y sin saber qué hacer pero reaccionaron con prontitud.

Entremos en otra sala. Comprobaron las que tenían más cercanas y vieron que Argo estaba a punto de comenzar en la sala 4. Las dos estaban nerviosas como si fuesen a cometer una acción delictiva. La sala estaba casi vacía, el pase anterior debía de haber terminado hacia escasos minutos. Entraron y eligieron dos butacas pero tuvieron que levantarse enseguida ya que llegaron dos personas que eran sus legítimas ocupantes al tratarse de una sesión numerada. Se dieron cuenta de que esto les podía suceder una y otra vez y no era plan el  tener que estar sentándose y levantándose conforme fuese aumentando el aforo.



Mariquita Nice sugirió salir a comprar palomitas mientras la sala se fuese llenando a fin de entrar con la luz apagada y elegir entre las butacas que hubiesen quedado libres.

Con el bote de palomitas en una mano y la botella de agua en la otra se dirigieron de nuevo a la sala que ya estaba con la luz apagada, esta vez optaron por dos butacas laterales en la mitad delantera de la sala, nerviosas ocuparon las mismas con la esperanza de que nadie las seleccionase, poco duro su sosiego, en unos minutos dos señoras ocuparon las butacas de delante y una de ellas se giró diciéndoles que aquellas butacas eran las suyas.

 La película  había empezado y les estaba gustando mucho. Al comienzo se informa al espectador mediante letra superpuesta de que está basada en hechos reales.

-También son ganas de incordiar- Pensó Mariquita Nice mientras recogían bolsos, abrigos, palomitas y demás pertrechos. Cuando ya estaban listas para la migración las señoras de delante parecieron apiadarse y eligieron otras localidades más centradas. Ambas suspiraron. Ya podrían ver la película sin interrupciones.

Las localidades que ocupaban eran seguras.

La película les encantó de principio a fin. Había sido una suerte haber  sufrido aquella ¿equivocación? Gracias a ello se habían librado de lo que parecía ser un tostón y pudieron disfruta de una gran película.
Cuando termino ambas comentaron  el incidente entre risas  aunque seguían sin entender qué había sucedido exactamente. Las señoras que les habían cedido las localidades se levantaron y pasaron a su lado al dirigirse a la salida. Enseguida reconocieron a una de ellas. Se trataba de Carmen Alborch, ex ministra de cultura. Le habían chuleado la butaca a una ex ministra.. No estaba mal como punto y final a aquella sucesión de hechos insólitos.

Tanto sobresalto y toda el agua que bebieron con las palomitas pasó factura lo que las llevó a los lavabos de señoras ¿Adivinan quien estaba en la puerta? Pues si, Carmen Alborch. Sin pensarlo dos veces Mariquita Blonde se dirigió hacia ella: -Perdone, hemos ocupado sus localidades sin querer, cuando entramos la sala estaba oscura y nos hemos confundido de fila..

-No te preocupes, es fácil que suceda- respondió la aludida

Mariquita Nice contempló la escena boquiabierta.


¡Demasiadas señales para interpretarlas en unos minutos!


30 comentarios:

chema dijo...

qué historia tan simpática, wendy. en cierto modo parece la narración de un sueño. pero según comentas, está basada en hechos reales. hmmmm, quién será en la realidad mariquita nice? ;) me encanta cómo transformas las historias reales en cuentos.
besos!!

Katy Sánchez dijo...

Lo importante es que las mariquitas se lo pasaran estupendamente. Estaba claro que había que ver esa película. No hay casualidades sino causalidades. Al final si uno se deja llevar la intuición es una buena maestra.
Que ricas las palomitas.
Me gusta mucho tu forma de contar las cosas y las mariquitas también.
Bss

Luciana dijo...

Pues yo vi la película que engancharon el final y la disfruté mucho.
Estas mariquitas han tenido una salida muy ajetreada.
Besos

Elizabeth Bowman dijo...

¡Qué gracia me han hecho las Mariquitas, jajajajajjaa, tanto la nice como la blonde!
Concuerdo con Chema; es admirable tu capacidad para trasformar en cuentos de hadas historias reales. Desde luego aportas una pincelada de fantasía muy necesaria en este mundo desatroso y desastrado.

PD. ¿La próxima vez puedo ser la tercera Mariquita? jajajajajjaja

Besos a miles.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Estupendo relato mi querida Ven. Hace más de 20 años que no he ido al cine, me tendrás que llevar tú !jaja! pero con asientos seguros y ricas palomitas que me encantan.
Gracias.
Con ternura
Sor.Cecilia

Aglaia Callia dijo...

Pues estas mariquitas han vivido su propia aventura cinéfila y vaya que les ha pasado de todo.

Llegué a ver Argo, y me gustó mucho, así que concuerdo con la apreciación de las mariquitas, aunque lamento se perdieran El lado bueno de las cosas, a ver si la pueden programar para otra salida.

Me encantan tus entradas, Wen, me alegra la forma en que narras los hechos con tantas ganas y es un poquito como haber acompañado a estas mariquitas al cine, todo un honor.

Besos.

Tracy dijo...

La historia de tus mariquitas me encantan.

Diana de Méridor dijo...

Bueno bueno, y a mí que me suenan estas mariquitas, jiji.
Al final la historia terminó bien y además con una buena anécdota para poder contar.

Feliz tarde de domingo

Bisous

Citu dijo...

Uy dios todo puede pasar al ir al cine. No solo vieron una buena película si no que se apropiaron de los asientos de una ministra suerte que la señora no era una copetuda como las que hay en mi país si no estarían presas. Te mando un beso y te me cuidas Wendy

Carmela dijo...

jajajaj menuda historia, que agradablemente lo describes Wendy. No la he visto, pero ya me has creado las ganas de verla.
Besos grandes

Lilian dijo...

La vida, en el fondo, es un cúmulo de casualidades. Podemos decidir lo que queramos, pero es el Destino el que tiene la última palabra.
Me alegro de volver a saber de mi querida Mariquita Nice y de sus amigas.
Muy graciosa la anécdota. ¡Y está inspirada en un hecho real! Me gusta cómo la has contado.
No he visto la película de "Argo" todavía. Pero me está empezando a picar la curiosidad.
Un fuerte abrazo, Wen.

MODA EN PLANETA MUJER Roos dijo...

Qué lindo lo de las mariquitas en el cine, jaja, me encanta cuando dejas volar tu imaginación!!!
Sobre la peli no opino pues aún no la vi!!!
Que tengas linda semana amiga!!!!!!
Roos

Anakonda61 dijo...

Neni estas mariquitas son la caña y de además parecen "zipi y zape" con sus travesurillas...jajaja!! acabo de quedarme planchada porque quería ver El Lado bueno de las Cosas...uufff!!! y este comentario de las maris, hace que me lo piense dos veces!!!
Besitos a todaaaaassss!!!

40añera dijo...

Curiosa las energías que fluyen en la vida ¿verdad?
Me ha encantado como lo has narrado

Un besote

mientrasleo dijo...

Tus cuentos suelen tener el toque mágico de las historias cotidianas que se convierten en extraordinarias. Justo como hoy
Besos
PD Argo es genial

CarmenBéjar dijo...

Estas cosas pasan más de lo que creemos. De repente, en una tarde tranquila en la que queremos ir a ver una película, todo se concatena para que te acabes encontrando con... ¡Carmen Alborch! Y todo, ¿por qué? Primero decidísteis is a ver una peli a un cine determinado a una hora concreta, después resulta que la película que queríais se acababa y leigísteis ver otra. Y resulta que ocupásteis unos asientos que eran de esta persona... y nod e otra, de por ejemplo, José Pérez y María Sánchez. El destino a veces juega con nosotros... ¿o serán los dioses del Olimpo, esos que juegan con nosotros como en una partida de ajedrez?
Un beso

Princesa Nadie dijo...

Querida Wen
Me encantan las fábulas de Mariquita Nice
Hace tiempo que no voy al cine
Un Beso

My favorites things dijo...

Hola Wendy: Me encantan las mariquitas y sus historias >_<
Antes de irme te dejo un premio http://freshwoman-bi.blogspot.com.ar/
Besitos =)

Manuel López Paz dijo...

Hola Guapa:

He vuelto!!!. ya estoy conectadoal mundo ;D

Estaban para ver argo las mariquitas...A mi también me gustó la película. La otra me pareció sosa.

Besote

Cari Jiménez dijo...

Estas mariquitas se lo montan bien, bien, y requetebién, je je... y ahora que está a punto de entrar la primavera ... miedo me dan las mariquitas!! Bss

Raquel Campos dijo...

Qué graciosa aventura han vivido las mariquitas...jajaja. Nunca se sabe lo que puede ocurrir.

Un beso grande!!!

La Abela dijo...

Esto les suele pasar todos los dias a las "mariquitas rubias"...jejeje. Muy bueno.

Katy Sánchez dijo...

En mi blog de regalos hay algo para ti siempre que quieras aceptarlo. No lo hagas por compromiso. No es esa mi intención. Enlace:

http://katy-agradeciendoregalos.blogspot.com.es/2013/03/no-me-digais-que-no-es-un-regalito.html
Bss

Princesa Nadie dijo...

Querida Wen
Feliz Primavera
Un fuerte abrazo lleno de flores

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias por tu interés, sigo con ciatica, pero voy mucho mejor.
Mil besos de ternura.
Sor.Cecilia

Isabel Santana Suárez dijo...

Qué divertida historia querida Wen, jajaj te creo a mi también me ha pasado de entrar en una película pero que terminó a los cinco minutos. Me ha encantado y qué original los apodos, Mariquita Nice es tan simpática!! Me alegro que al final todo fuera bien
Feliz semana!!!Besos

princesa jazmin dijo...

Hola Wendy, yo también estoy en plan regreso(una vez más!ah, la vida que se entromete...)y me alegra ver que aunque no estás del todo, estás un poquito. Me divertí mucho con las mariquitas, tantas aventuras en una sola salida!es una suerte para ellas que luego tienen una gran anécdota. Creo que entendí que al final vieron Argo, ya me están entrando ganas de verla con todo lo de los Oscars y las buenas críticas.
Un besote!
Jazmín.

MODA EN PLANETA MUJER Roos dijo...

Hola Wen!!! Aunque estoy vacacionando en mis blogs, pasaba a desearte una feliz semana Santa, que la disfrutes!!!
Abrazote!!!
Roos

Jennieh dijo...

Divertida anécdota la de las mariquitas en el cine. Toda una aventura para contarles a las futuras generaciones familiares.

Me alegra saber que estás por acá.

Un beso.

Katy Sánchez dijo...

¿Se puede saber que pasa contigo?
Espero que te estés tomando un respiro y vuelvas pronto.
Se te echa de menos:-)
Bss y feliz semana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...